lunes, 15 de septiembre de 2008

LA TORTUGA GIGANTE DE HORACIO QUIROGA EL RESUMEN


LA TORTUGA GIGANTE


Se trata de un hombre que vivía en BUENOS AIRES, era un hombre sano y trabajador.


Un día se enfermó y los doctores le digieran que se fuera a espacios abiertos, el no hizo caso porque tenía unos hermanos pequeños que cuidar y no los podía dejar solo.

El tiene un amigo en el zoológico y le dijo que se fuera al monte a cazar bichos y que cuando los mate les quitara la piel y se los diera a él. Con eso, le dará plata para la comida de sus hermanos pequeños. El acepto y se fue al monte a vivir allí.

Allá pudo sobrevivir comiendo bichos, animales de toda clase y frutas.


Un día tenía mucha hambre porque no había cazado en dos días. Hasta que en una laguna, se encontraba un tigre atacando a una pobre tortuga hasta que vio al hombre y soltó un rugido muy

fuerte y se lanzó al hombre y el hombre cogió su arma y le apuntó entre los ojos y le voló la

cabeza. Después le quitó la piel y era tan grande que serbia como alfombra para un solo cuarto, se dijo que iba a comer tortuga pero la tortuga estaba muy herida ya que le colgaba la cabeza del cuello. El hombre le dio lástima y la vendó con una tira de la camiseta que estaba usando ya que no tenía más. La llevó arrastrando a su ramada porque era tan alta como una silla y pesada como un hombre.


Todos los días que pasaron, la tortuga no se movió y el hombre le curó las heridas que el tigre le avía dejado. Hasta que un día se pudo mover y mejoro pero el problema es que el hombre se enfermo, tubo fiebre y le dolía todo el cuerpo. La tortuga lo cuido, le dio agua y raíces ricas.

Eso fue mucho tiempo y el hombre no se daba cuenta quien era el que le daba el agua y las raíces. Grito con fuerza y dijo que moriría en la selva porque solo en un lugar avía remedios y era en Buenos Aires y no podía caminar por la fiebre tan alta que tenia.

La tortuga lo escucho y lo amarro muy bien con las pieles y la escopeta a su lomo y encamino al viaje a Buenos Aires.


Ella cada vez que paraba bajaba con cuidado al hombre y le traía ramas con agua y ella no comía porque prefería dormir.

Así ocurrió día y día semana tras semana y cada vez que daba un paso sentía que estaba mas

cerca de buenos aires hasta que no pudo más y se cayó al piso y solo pudo ver un resplandor de luz y no se daba cuenta que estaba cerca de buenos aires.


Un ratón posiblemente el ratón Pérez le pregunto a la tortuga porque hay con un montón de cosas en su lomo. La tortuga le corrigió y erza un hombre y lo llevaba a Buenos Aires. El ratón se rio y le dijo que era una sonsa porque estaba muy cerca a la ciudad, le dijo que ese resplandor de luz era las luces de Buenos Aires. La tortuga saco fuerzas y se levanto y siguió hasta llegar al zoo de su amigo. El amigo lo vio y de una lo alzo y le dio medicamentos que el necesitaba.

El hombre se curó y se dio cuenta que todo ese tiempo la tortuga lo estuvo cuidando y desde ese momento el no se separo de la tortuga. Como su casa era muy pequeña su amigo le propuso que dejara a la tortuga en el zoo y le prometió cuidarla como su propia hija.


Ahora todos los días el hombre va a el zoo a visitar al su amiga y pasan muchas horas jugando y la tortuga nunca se despide del hombre sin que le dé en su espalda unas palmaditas en su lomo.